Wizink cambia su estrategia de defensa ante la oleada de demandas por los intereses aplicados a sus tarjetas

Wizink ha decidido cambiar la estretegia de defensa ante la oleada de demandas que está recibiendo por los tipos de interés que aplica a las tarjetas de crédito revolving -las que llevan aparejadas una línea de financiación- y las sentencias condenatorias que está sufriendo en los tribunales ordinarios.

Según distintas fuentes jurídicas, hasta ahora el banco propiedad del fondo Varde Partners venía allanándose a los fallos, lo suponía el pago de las devoluciones e indemnizaciones correspondientes a los afectados, pero desde hace poco tiempo ha iniciado la política de recursos ante instancias judiciales superiores, con el objetivo de alargar los procedimientos e intentar ganar las denuncias.

Los jueces están considerando “abusivas” en la mayor parte de los casos las tasas de intereses estipulados, que alcanzan y superan el 25 por ciento, además de considerar que las condiciones del contrato son nulas y atacan la protección de los consumidores.

En la actualidad se estima que hay decenas de casos en estudio en los tribunales españoles. Sólo el despacho Sánchez Pego Abogados cuenta en la actualidad con más de diez denuncias.

Una de las últimas sentencias indica que su tarjeta imponía pago aplazado de unos intereses “usurarios”

En una de las últimas sentencias contra Wizink, de finales de septiembre, se indica que con la tarjeta imponía el pago aplazado de unos intereses remuneratorios tan elevados que resultaban “usurarios”, “por ser notable e injustificadamente superiores al tipo medio de referencia aplicable a los créditos al consumo, además de abusivos por desproporcionados y no introducidos en el contrato con la debida transparencia”.

Lo que sí ha podido esquivar la entidad es una querella penal, que no ha sido admitida a trámite, por lo que la cúpula va a evitar sentarse en el banquillo.

Desde Wizink sostienen que en todo momento “están comprometidos con la transparencia y la claridad de nuestros productos” y que en los últimos dos años “han puesto el foco en hacer más sencillos y accesibles los términos y condiciones de nuestra tarjeta”. En este sentido, indican que envían mensualmente la información al cliente para que adopte decisiones.

Este cambio de estrategia en su defensa contra las demandas se produce en pleno proceso de transformación, tras el acuerdo alcanzado con el Santander para disolver la joint venture. El banco cántabro se deshará del 49 por ciento que tiene de Wizink, heredado del Popular, que será adquirido en principio por Varde. Además, una vez se cierre a finales de la operación, el banco trasferirá al grupo cántabro el negocio de las tarjetas de débito y crédito de clientes del Popular. Es decir, Wizink se quedará con la actividad vinculada a las tarjetas revolving -que son precisamente las que están en entredicho judicial-, buena parte de las cuales proviene del antigua Citibank, entidad que adquirió el Popular en 2014, y Barclaycard, que tomó en 2016.

La entidad gestionará más de 3.000 millones de euros en saldos de tarjetas de crédito en España y Portugal y tendrá dos millones de clientes. Algunas fuentes sostienen que Varde está buscando un nuevo socio para el banco o salir a bolsa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s